Los mejores 5 momentos para beber agua

¿Sabías que el agua ligera puede ser un salvavidas? El agua pura y limpia hace mucho para que tu cuerpo funcione sin problemas. Descubre cómo mantenerte hidratado ayuda a proteger tu salud …

¿Quieres beber más agua para beneficiar tu salud? Aquí hay 8 momentos que tu cuerpo necesita más agua ligera.

1. Bebe agua cuando te levantes

Imagine arrancar tu automóvil a temperaturas bajo cero y ponerlo en marcha sin esperar a que el motor se caliente. Eso es un desastre esperando a suceder.

Lo mismo lo podemos observar en el cuerpo humano. Sin agua para despertarse y encender el cuerpo por la mañana, es posible que esté corriendo vacío, especialmente si te saltas el desayuno.

Resultado de imagen para beber agua

Un vaso de agua fría justo después de despertarse le dice a tu cuerpo que es hora de ponerse en marcha.

Al igual que una corriente que fluye suavemente y empuja a lo largo de escombros y rocas, tu sistema circulatorio necesita líquido para deshacerse de los radicales libres y los residuos obstinados de las calorías quemadas que se usan durante el metabolismo nocturno.

2. Bebe agua antes de una comida

Beber agua antes de comer te ayuda a sentirte más lleno; eso significa que será menos probable que comas más comida de la necesaria.

Cuando estás hidratado, el estómago también está preparado para la comida, el agua despierta las papilas gustativas e hidrata el revestimiento del estómago para que los alimentos quebradizos o ácidos no sean incómodos.

Tener un vaso de agua humedece la boca y elimina los sabores sobrantes de comidas, bebidas o fumar anteriores a la próxima comida o merienda.

Resultado de imagen para beber agua

3. Bebe agua cuando tengas hambre

Si tienes hambre entre comidas, primero viértase un vaso alto de agua fresca para ver si estás deshidratado. A veces las personas piensan que tienen hambre cuando realmente tienen sed.

Beber agua antes de un refrigerio o comiendo uno ayudará a sentirte lleno más rápido, lo que ayudará a mantener bajo control la ingesta de calorías.

4. Beba agua antes de un entrenamiento

Dependiendo de la temperatura, la humedad y los niveles de líquidos de tu cuerpo, es posible que necesites uno o varios vasos de agua para protegerte contra la deshidratación durante y después de tus entrenamientos.

La hidratación es esencial para protegerte contra el golpe de calor en climas cálidos y la congelación en temperaturas frías, ya que la circulación de tu cuerpo juega un papel protector en ambos extremos de temperatura y necesitas agua para funcionar correctamente.

5. Beber agua después de un entrenamiento

Después de un ejercicio vigoroso, es posible que debas beber mucha agua para reemplazar los líquidos perdidos por la transpiración y la micción.

La cantidad que necesitarás depende de tu peso, salud y si haces ejercicio en condiciones cálidas o húmedas, especialmente durante largos períodos, entre otros factores.

Asegúrate de no beber mucha agua demasiado rápido o podría provocarte calambres estomacales.

Durante estos 5 momentos del día, estarás garantizando tomar por lo menos 5 vasos de agua ligera que ya es un gran avance a tu ingesta diaria.

Recuerda tomar más líquidos a través de frutas y verduras, el té y agua saborizada naturalmente también te aporta líquidos y evita el refresco y bebidas azucaradas.

Soy un mono citadino

Nací en la Ciudad de México a mediados de los ochentas en una de las delegaciones limítrofes de la ciudad, el aire estaba menos contaminado, las televisiones apenas empezaban a tener control remoto y aún existían las cajitas Sonrics.

Dicen los adultos que la vida era más fácil, pero es algo que las generaciones más arriba siempre dicen, no podría corroborar o desmentir esta versión, sin embargo recuerdo que teníamos más momentos en familia.

Pasó el tiempo y fuimos cambiando de casa, de rumbos, de escuelas, de amigos, costumbres, etc., y nunca dejó de sorprenderme la capacidad que tiene la ciudad de ofrecer a sus habitantes los medios necesarios para adaptarse.

A donde quiera que íbamos encontrábamos negocios de todos los estilos, lugares en dónde comer, en donde comprar las cosas necesarias para nuestro hogar, siempre estuvimos resguardados por el cobijo de la ciudad.

Esto no significa que, de vez en cuando no disfrutemos de una pequeña escapada a un campo, pueblo, bosque o playa, sin embargo, como todo mono citadino, después de unos días necesitamos volver a nuestro hábitat para recuperar las energías.

Como sea y para donde sea que estemos moviéndonos, dentro de la ciudad siempre nos hemos sentido cerca de todo.